Sedación Consciente

La sedación consciente es una técnica anestésica con medicamentos que los odontólogos administran a los pacientes para que éste reduzca levemente el funcionamiento de su sistema nervioso central.

La sedación consciente tiene el objetivo de ejercer un tratamiento odontológico con mayor facilidad.

El paciente no pierde del todo la conciencia y mantiene contacto verbal con el odontólogo durante la realización de los tratamientos.

¿QUÉ TIPOS DE SEDACIÓN EXISTEN?

  • Sedación oral. Bajo esta vía de administración, la sedación es más suave
  • Sedación inhalatoria. Este tipo de sedación es administrada a través de una máscara nasal por la cual se pone oxígeno y óxido nitroso (N20), que es un gas anestésico llamado “gas de la risa”. La sedación inhalatoria puede ser bastante fuerte pues tiene efectos narcóticos y analgésicos. Sin embargo, con este tipo de sedación el paciente no llega a alcanzar un grado de comodidad como el que se administra por vía endovenosa. En la actualidad hay especialistas que prefieren no utilizarla debido a sus posibles efectos de intoxicación.
  • Sedación endovenosa.  Es un tipo de sedación de alto estándar en la que el anestesiólogo especialista puede modular el grado de sedación de acuerdo a las necesidades del paciente y del odontólogo. Se administra por vía intravenosa, bajo supervisión cardiovascular y respiratoria de manera continua.

NIVELES DE SEDACIÓN

  • Sedación mínima: Con un nivel mínimo de sedación, no tiene efectos cardiovasculares, permite al paciente mantener la capacidad de respuesta normal ante estímulos verbales y táctiles (no dolorosos). Se debe considerar un nivel elevado de control constante para mantener la seguridad del paciente y no permitir que éste pierda la conciencia.
    Sedación moderada:  Permite mantener la conciencia del paciente, incluyendo estímulos verbales y a veces acompañado de ligeros estímulos táctiles.
  • Sedación profunda:  Nivel de conciencia durante la cual el paciente solo responde adecuadamente ante estímulos físicos, incluso dolorosos. La función cardiovascular no tiene alteraciones.
  • Anestesia general:  Pérdida de conciencia, el paciente no reacciona, ni ante estímulos dolorosos. Se requiere ventilación asistida manual o con respiradores. En estos casos la función cardiovascular puede verse alterada.

La Sedación Consciente se encuadra dentro de los niveles de sedación: mínima y moderada.

¿Qué materiales se utilizan en la sedación consciente?

  • Sueroterapia, llaves de 3 pases
  • Medicación sedante
  • Fármacos para contrarrestar efectos adversos de sedantes
  • Medicación cardiovascular
  • Analgésicos
  • Corticoides
  • Tensiómetros, Pulsómetros y pulsioxímetros portátiles
  • Material para la vía aérea
  • Medidor de glucemia capilar

¿Cuáles son las ventajas de la sedación consciente?

  • Aporta un estado de mayor tranquilidad al paciente, disminuyendo el stress durante los tratamientos.
  • Permite realizar varios tratamientos en una misma visita al odontólogo.
  • Reduce el número de visitas del paciente a la clínica.
  • Otorga un mejor control del dolor postoperatorio.
  • Brinda mayor seguridad al paciente al ser un tipo de sedación monitorizada por un anestesiólogo especialista.

¿Existe algún riesgo durante un tratamiento con sedación consciente?

Como en el desarrollo de cualquier acto médico, puede haber ciertos riesgos pues se administra de forma paralela con la anestesia general (sedación inconsciente). Sin embargo, estos riesgos no suelen llegar a mayores instancias en la realidad porque los anestesiólogos están presentes durante la visita para solucionar cualquier imprevisto.

Los posibles riesgos serían: reacciones alérgicas a los fármacos, reacciones del sistema nervioso ante estímulos dolorosos, aspiraciones de secreciones a nivel pulmonar, hipoxemia por hipoventilación.

¿Existen contraindicaciones para la sedación consciente?

Para identificar cualquier contraindicación en un paciente durante la sedación consciente, el anestesiólogo especialista debe realizar una evaluación de su historia clínica y una anamnesis.
Esta evaluación se basa en una serie de preguntas realizadas previamente a la intervención odontológica y que el paciente debe revisar antes de aceptar la realización de la sedación.