Cirugía maxilofacial

Las malformaciones maxilofaciales aparecen durante la etapa de la adolescencia, es decir, en la etapa de crecimiento. Estas malformaciones siguen acentuándose hasta la edad adulta dónde llegan a estabilizarse.

Para corregir estas malformaciones que se forman en los huesos de la boca será necesario realizar una cirugía maxilofacial.

 

Esta posición incorrecta de las piezas dentales provoca que, a la hora de la oclusión bucal, el contacto entre los dientes se haga de forma incorrecta (maloclusión). Por tanto, además de estar ante un problema funcional, estamos ante un problema estético, ya que pueden afectar en los huesos del mentón, pómulos, maxilar y nariz.  La especialidad médica que trata  la restructuración de los maxilares de la cara en una posición óptima es la llamada cirugía ortognática.

 

¿Cómo saber si necesito cirugía maxilofacial?

Si observas que tienes alguna descompensación en la mandíbula (casos en que la mandíbula inferior y superior tienen dimensiones muy dispares, respecto una de la otra. y te encuentras que no sólo padeces problemas funcionales, sino que estéticamente también te ves afectada puedes acercarte a cualquiera de nuestros centros médicos dentales.

En ocasiones ante una mala colocación de las piezas dentales no es suficiente con la ortodoncia para conseguir el resultado idóneo. Es por ello que nuestros profesionales médicos dentales optan por las cirugías maxilofaciales para resolver problemas más concretos, donde pueden llegar a corregir otros problemas funcionales.

  • Asimetría facial
  • Mordida abierta
  • Barbillas o mandíbulas desviadas
  • Mordida cruzada
  • Maloclusión

Proceso de una cirugía maxilofacial

Si debes hacerte una cirugía maxilofacial puedes acudir a cualquiera de nuestros centros médicos dentales donde te realizaremos un estudio para saber las necesidades de tu boca, ya que no todos los pacientes padecen el mismo problema.

Para poderte hacer una cirugía maxilofacial deberás primero colocarte ortodoncia ya que esta te permite alinear los dientes para luego poder realizar la intervención más fácilmente.

Una vez se realice la intervención y se corrija la deformidad ósea será necesario que sigas unos pasos para el postoperatorio, este tratamiento será específico para cada caso.

Aunque por lo general se deberá tomar alimentos líquidos y poco a poco ir introduciendo alimentos más sólidos.