3 Curiosidades sobre la sensibilidad dental (2)

En ocasiones, los dentistas pueden recomendar tomar helado debido a las propiedades antinflamatorias que tiene el frío, permiten reducir la inflamación y el sangrado de los procedimientos que llevan a cabo en nuestra boca.

En verano se detectan el 70% de los casos de sensibilidad dental. Aunque durante el resto del año no lo hayas notado con intensidad, al aumentar la ingesta de comidas y bebidas frías durante estos meses puede que los dientes hayan dado la voz de alarma.

Los azúcares de los helados resultan más inofensivos para los dientes que otros productos, disminuyen su capacidad de provocar caries y estimulan la salivación (lo que ejerce protección por su acción de  drenado y neutralización  de acidez).