Enfermedad Periodontal La prevención en clave para evitar la enfermedad periodontal

Esta afección se manifiesta a través de la inflamación de las encías, lo cual ocasiona debilidad en el tejido que sostiene los dientes (conocido como periodonto) y puede llegar a provocar la pérdida de los mismos.

Es una enfermedad bastante común, que afecta en mayor o menor medida a un importante porcentaje de la población.

La enfermedad periodontal se desarrolla de forma lenta y progresiva, es decir, pueden pasar varios años desde que aparecen los primeros síntomas hasta que se completan todas las etapas que la comprenden. Por ese motivo es fundamental acudir regularmente al dentista para que pueda detectar esta afección en su fase inicial y tomar las pertinentes medidas de prevención para evitar la pérdida de piezas dentales en el futuro.

Y es que unos de los aspectos clave a tener en cuenta en lo referente a la enfermedad periodontal, es que se puede prevenir con una adecuada higiene bucal y siguiendo las recomendaciones del dentista, y evitar así los graves efectos que pueden llegar a provocar en la dentadura.

Causas de la enfermedad periodontal

En nuestros dientes se forma una capa viscosa que se denominada Placa Dental. Dicha capa está formada por bacterias y moléculas de azúcar, y de no aplicar una correcta técnica del cepillado puede producir una inflamación de las encías llamada gingivitis, debilitando las mismas. La placa dental se presenta generalmente por consumir alimentos ricos en azucares de forma frecuente y por una incorrecta de la técnica del cepillado (u omisión del cepillado) Los efectos dañinos de la placa dental, se agravan si no acude a revisiones con el odontólogo al menos una vez al año. Detectar y corregir a tiempo unos hábitos de limpieza bucal inadecuados o insuficientes es fundamental revertir algunas afecciones dentales y prevenir otras.

¿Cómo la placa dental daña el periodonto?

La placa dental es rica en proteínas, específicamente la albúmina, la cual tiene una composición dañina para las encías y produce su inflamación. A su vez, la saliva es rica en sales minerales, éstas se cristalizan y se adhieren a la placa dental, solidificándose y originando el cálculo (también conocido como sarro o piedra). Dicho cálculo irrita las encías, produciendo enfermedades como la gingivitis, abscesos periodontales (presencia de microorganismos) hasta que logra dañar el tejido óseo, causando la pérdida de los dientes.

Etapas de la Enfermedad Periodontal

Unas encías sanas deber ser de color rosado, siendo su estructura firme y sin presentar sangrado al momento de cepillarse los dientes.

A continuación se presentan las etapas que comprende la enfermedad periodontal y que pueden ser prevenibles si detectan y tratan a tiempo:

  • Primera etapa: Cuando no se elimina la placa dental de manera correcta, se presentan diversos signos y síntomas como el enrojecimiento e inflamación de las encías, o la presencia de sangre al momento de cepillarnos los dientes (aunque no haya dolor). Esta fase en controlable si acudimos al odontólogo y mejoramos la técnica del cepillado.
  • Segunda etapa: De no tomar las previsiones en la primera etapa, la placa dental seguirá haciendo daños en las encías debilitándolas durante meses y años. Se empieza a formar la bolsa periodontal, que no es más que un espacio entre los dientes y las encías. Además, se mantiene el enrojecimiento, inflamación y sangrado de las encías. Si se quiere detener este proceso, el tratamiento es eliminar constantemente la placa dental con una buena técnica del cepillado, aunque la bolsa periodontal es irreversible.
  • Tercera etapa: La continuidad de la enfermedad produce que las bolsas periodontales se hagan más profundas, por lo cual la encía deja al descubierto la pieza dental, solo queda sostenida por la raíz. Al perder el sostén que proporciona la encía, los dientes se empiezan a mover y separarse unos de otros. Como consecuencia, se dificulta la masticación y se lesionan los huesos maxilares (huesos de la cara). Es esta etapa se mantiene el enrojecimiento, inflamación, sangramiento de las encías. No hay dolor.
  • Cuarta etapa: El dolor hace acto de presencia, ya que la encía está totalmente afectada, débil e incapaz de seguir sujetando el diente, por lo cual las piezas dentales afectadas deben ser extraídas por el odontólogo y ser sustituidas por prótesis.

La higiene dental es imprescindible para tener una salud oral óptima

La enfermedad periodontal es prevenible siempre y cuando se consideren todos los cuidados pertinentes y el tratamiento correspondiente. La atención medica – odontológica periódica es fundamental, al igual que una correcta técnica de cepillado. La prevención es fundamental.