Cómo solucionar la sensibilidad dental Pautas para evitar la sensibilidad dental

Por lo general, la sensibilidad dental es una sensación dolorosa pero temporal, que tiene su origen en la exposición de la dentina (que se encuentra en la parte interna del diente) a determinados estímulos externos. Estos pueden ser:

  • Estímulos térmicos: por ejemplo bebidas o alimentos ya sean muy fríos o muy calientes.
  • Estímulos químicos: originados por sustancias acidas (frutas y zumos con alto contenido ácido, como limones, naranjas, fresas, pomelos… o bebidas gaseosas) o dulces (golosinas, caramelos, bollería, chocolate…). Las sustancias con alto contenido de azúcar, además de afectar a la sensibilidad dental, pueden general otros problemas en tus dientes como caries.
  • Estímulos táctiles: provocados por el cepillado, por instrumentos odontológicos o al ejercer presión táctil. Como norma general, el cepillado debe ser concienzudo pero no agresivo.

Aunque puede haber casos de sensibilidad dental a cualquier edad, por lo general es un problema que se presenta habitualmente en las personas adultas, de las cuales 1 de cada 7 sufre esta molesta sensación.

Síntomas de la sensibilidad dental

En lo que se refiere a los síntomas que suelen presentar las personas que sufren sensibilidad dental, es muy fácil reconocerlos.

La sensibilidad dental se presenta generalmente como un dolor localizado y muy intenso, como consecuencia directa de un estímulo externo concreto (No todas las personas que sufren esta dolencia reaccionan igual al mismo tipo de estímulos), y normalmente suele desaparecer inmediatamente en cuanto el origen del estímulo ya no está en contacto directo con los dientes.

Origen de la sensibilidad dental

El principal motivo por el cual las personas sufren de sensibilidad dental se debe a la desprotección de la dentina, ya que esta habitualmente se encuentra protegida por la encía y el esmalte del diente. Pero cuando por distintos factores la dentina pierde o ve debilitada su protección natural, se presenta la sensibilidad debido a que queda expuesta directamente a los distintos estímulos externos que mencionábamos antes.

La dentina se encuentra compuesta por una gran cantidad de tubos microscópicos, los cuales se denominan túbulos dentinarios, y su función es la de conectar la parte externa de los dientes con las terminaciones nerviosas de los mismos.

De esta manera, cuando la dentina se encuentra descubierta, los túbulos reaccionan ante el frío, el calor o los ácidos de los estímulos externos enviando fuertes señales a los nervios, lo que causa los síntomas antes mencionados.

¿Cómo puedo evitar y solucionar la sensibilidad dental?

La mejor forma de solucionar o reducir los efectos la sensibilidad dental cuando ya se ha presentado, o bien prevenir y evitar episodios de sensibilidad dental en el futuro, es seguir unas buenas rutinas de higiene y además cuidar la alimentación, evitando o rebajando el consumo de sustancias potencialmente dañinas para los dientes.

Establecer buenos hábitos alimenticios

Para mejorar los hábitos alimenticios y a su vez solucionar y evitar la sensibilidad dental, es importante que evites consumir bebidas y comidas acidas, debido a que estas pueden desgastar el esmalte natural de tus dientes.

Corrige las malas costumbres

Para que tengas tus dientes con muy buena postura, tienes que alejarte de los malos hábitos. No es recomendable que uses palillos de madera, ya que puedes afectar tus dientes. De igual manera otro mal habito del que debes alejarte es usar tus diente como herramienta para abrir envases.

Cumple con una rutina de higiene exhaustiva

Por último, debes cumplir con una rutina de higiene, ya que así solucionaras y evitaras la sensibilidad dental. Para ello, además de realizar tu cepillado habitual, usa hilo dental. También utiliza enjuague y si ya has tenido problemas de sensibilidad dental, elige una pasta dental que sea adecuada para dientes sensibles.

Aún sin comentarios

Comentarios cerrados