Cómo evitar las caries Consejos para evitar las caries a toda costa

La salud bucal es algo a lo que se debe prestar la adecuada atención, ya que si se descuida y no se aplican unos correctos hábitos de higiene bucal, esto puede acarrear serias consecuencias para nuestros dientes en el futuro. Aunque algunas personal crean que el cuidado de los dientes es algo secundario, la verdad es que este tema va mucho más allá de tener una bonita sonrisa. Las afecciones bucales pueden perjudicar de muchas formas nuestra salud, llegar a ser realmente molestas, e incidir negativamente en nuestra calidad de vida.

De entre todas las afecciones bucales que puede llegar a sufrir una persona en sus dientes, las caries es la más común, y también una de las que más perjuicios puede causar, tanto por la dañina que puede ser para los dientes, como por el dolor que puede llegar a provocar en el paciente.

Al tratarse de una afección que empeora rápidamente con el paso del tiempo, es una de las principales razones para que los odontólogos recomienden realizar revisiones cada seis meses o al menos una vez por año. Cuando se trata de caries hay que estar alerta porque sus consecuencias pueden ser totalmente irreversibles. Sin una revisión periódica, una caries normalmente no llega a ser detectada por el paciente hasta que provoca dolor, y en algunos casos en ese momento ya es demasiado tarde para salvar la pieza dental. Cuanto más empeore una caries, el modo de tratarla suele ser más drástico, doloroso y costoso.

Los especialistas recomiendan, además de asistir a la consulta, aplicar unos hábitos de higiene bucal adecuados, ya que en muchos casos basta con una buena higiene para reducir el riesgo de sufrir afecciones en nuestros dientes y evitar que afecciones leves puedan derivar en otras más graves. Tanto si ya has tenido problemas bucales, como si no los has tenido y quieres evitar llegar a tenerlos, te damos algunos consejos para evitar las caries a toda costa.

Evita el consumo de azúcares

Puede no ser un consejo muy fácil de seguir, ya que el azúcar está presente en muchos de los alimentos y bebidas que tomamos habitualmente, pero lo cierto es que disminuir su consumo reduce considerablemente el riesgo de tener caries, además de otras ventajas para nuestra salud.

Además de moderar el consumo de azúcar, es importante habituarse a lavar los dientes que después cada comida, no olvidando por supuesto el uso del hilo dental para eliminar los restos de alimentos incrustados entre los dientes.

Si por alguna razón no es posible cepillarse los dientes inmediatamente después de la comida, lo que sugerimos es que al menos se enjuague la boca con agua.

Ingerir alimentos con calcio

Los alimentos con un alto contenido en calcio fortalecen los huesos y por tanto también son beneficiosos para los dientes. Si quieres mantenerlos fuertes una buena costumbre es consumir lácteos como la leche y el yogurt o vegetales como el brócoli, la espinaca y la acelga.

En general, la mayoría de verduras y frutas contienen una cantidad aceptable de calcio, además de otros nutrientes fundamentales para nuestra salud. Por ese motivo, cumplir con la recomendación de incluir en nuestra dieta cinco raciones diarias de frutas y verduras, además de ser beneficioso para nuestra salud en general, también ayudará a mantener los dientes sanos.

Limpieza periódica

Una de las razones por las que los especialistas recomiendan hacerse una limpieza al menos una vez al año es precisamente para prevenir la aparición de caries. Una limpieza bucal periódica en el dentista, es el complemento perfecto para unos buenos hábitos diarios de higiene bucal, ya que permite realizar una limpieza más intensa y profunda, eliminando la sociedad más incrustada e inaccesible que no conseguimos eliminar con el cepillado.