SEDACIÓN

Existen varios tipos de sedación.

Algunos controlan el dolor, otros ayudan a relajarse y otros provocan un sueño profundo durante el tratamiento. Hay que tener en cuenta el tipo de procedimiento, la salud general del paciente, su historial de alergias y su grado de ansiedad.