Las caries, un enemigo silencioso

La temida caries es una enfermedad infecciosa que se caracteriza por la perforación de los tejidos duros del diente a consecuencia de los ácidos producidos por las bacterias que se depositan en las superficies dentales.

caries

Algunos causas de las caries

Los factores que influyen en la destrucción de los dientes y la aparición de las caries son: la mala alimentación, un estilo de vida poco saludable, malos hábitos de higiene y por supuesto, la herencia genética de cada uno.

Las caries son una complicación que lleva acompañando al ser humano desde sus orígenes. Las primeras caries de las que se tiene conocimiento se remontan al Paleolítico Superior (en torno al año 15.000 A.C).

Se trata de un trastorno común que pude aparecer desde el primer momento en que nacen los dientes. De echo, afecta a más niños que adultos, como consecuencia de la alimentación, el consumo de azúcares y sustancias perjudiciales para los dientes.

Tratamiento de la caries

El tratamiento se compone de dos partes: la eliminación de la infección y la reparación de la pieza afectada. Las caries pueden ser un problema grave.

Si no se tratan, pueden destruir el diente y dañar los nervios. Ante eso, la única solución es realizar una endodoncia o incluso, la extracción del diente.

El consumo de alimentos ricos en carbohidratos, da lugar a ácidos que pueden dañar los dientes. Con el tiempo, el esmalte dental se desmineraliza y se crean las caries.

Las zonas en las que más frecuentemente aparecen son: las zonas de masticación, la parte posterior de los molares y en la región más cercana a las encías.

Prevención de la caries

La prevención es fundamental. Una correcta higiene oral es la mejor opción para prevenir las caries. Es recomendable acudir al dentista al menos dos veces al año, lavarse los dientes después de cada comida y hacer uso del hilo dental.

Imagen portada vía María Victoria Heredia Reyes

Aún sin comentarios

Comentarios cerrados