La odontología general

La odontología general es la encargada de solucionar los problemas primarios de dientes, boca y otras estructuras próximas.

En el encuentro con el dentista se realiza el primer diagnostico y, en caso necesario se remite al especialista correspondiente. Las patologías más comunes de las que se encarga son:

Caries: destrucción de algunas capas de los dientes por la presencia de ácidos, causados por la deposición en los dientes de bacterias de la boca. La solución a ello sería una limpieza, un empaste o una endodoncia, dependiendo del grado en que los dientes estén afectados.

Gingivitis: inflamación y sangrado de las encías a causa de los restos de comida que se quedan entre los dientes. Puede ser causada por una mala higiene bucal, cambios hormonales durante el embarazo o como consecuencia de la diabetes.

Endodoncia: procedimiento mediante el cual se elimina una parte o el total de la pulpa del diente, y posteriormente se rellena y sella la cavidad resultante con un material especial. La pulpa es la parte más inferior del diente, formada por un tejido blando que contiene los nervios y los vasos sanguíneos.

Bruxismo: es el hábito inconsciente de apretar o rechinar los dientes. Algunas de las causas que lo provocan son el estrés o una mala postura para dormir. Hasta hace poco, la solución no era otra que colocar una férula dental, pero no era eficaz ya que al retirarla se perdía todo el efecto, por lo que se recomiendan ejercicios de relajación y corregir los hábitos de sueño. Más del 50% de la población es bruxómana en mayor o menor grado, y no lo sabe.

Extracciones: consisten en la extirpación de un diente que es odontológicamente irrecuperable o, en el caso de las muelas del juicio por no tener ninguna función.

Odontología conservadora: enfocada a la restauración, reconstrucción y sellado de piezas dentales, cuando sea necesario.

Aún sin comentarios

Comentarios cerrados