Gingivitis, una molesta enfermedad muy cómun

La gingivitis es una de las enfermedades bucodentales más comunes. Se caracteriza por la inflamación y el sangrado de las encías, a consecuencia de la placa bacteriana que se acumula en los dientes.

gingivitis

Esta patología afecta a más del 80% de la población española. La causa es, por regla general, la acumulación de placa, pero también puede tener origen fúngico, viral o genético. Para evitar la gingivitis, la prevención es fundamental.

Con una correcta higiene bucal y unas revisiones frecuentes al dentista podemos reducir notablemente los depósitos de sarro. Si no se eliminan provocará la inflamación y sensibilización de las encías.

En el caso de no ponerle solución pronto, el problema puede empeorar rápidamente y provocar periodontitis, que es como se conoce a la destrucción de los soportes óseos y los tejidos próximos a las piezas dentales. Al perder la sujeción los dientes pueden moverse, flojear, e incluso caerse.

El principal indicio de la gingivitis es el sangrado de las encías, al cepillarnos los dientes pero el resto de síntomas son prácticamente imperceptibles.

Cuanto más sangren más debemos cepillarlas, porque es sinónimo de que están congestionadas. Dejarán de hacerlo según vayamos eliminando el exceso de placa.

Las personas con mayor riesgo de padecer este problema son los diabéticos, las embarazadas, y aquellos que poseen las piezas dentales superpuestas, ya que tienden a acumular mayores depósitos de sarro.

Los fumadores también tienen más posibilidades de padecer gingivitis, pero el sangrado es menos frecuente y abundante que en caso de los no fumadores.

Una correcta higiene dental es imprescindible pero no suficiente. En el caso de notar algún síntoma, lo primero que debemos hacer es acudir a nuestro odontólogo.

Él será el encargardo de, en una primera consulta, darnos el diagnóstico adecuado y determinar el tratamiento que mejor se adapte a nuestro caso.

Aún sin comentarios

Comentarios cerrados