La enfermedad del beso y otras enfermedades que se contagian por la boca

Algunas enfermedades contagiosas se contraen a través de la boca por medio de la saliva. Una de ellas es la famosa mononucleosis, también llamada comúnmente enfermedad del beso. Conoce más sobre esta enfermedad y sobre el resto de las que pueden contraerse vía oral.

Además de ser una de las partes del aparato digestivo más importantes ya que es la única que está en contacto directo con el exterior, la boca es un gran foco de contagio de enfermedades, puesto que en ella se alojan millones de bacterias.

 

¿Cómo se produce el contagio de la enfermedad del beso?

Este indeseado contagio se produce a través de la saliva, que actúa de vehículo de las bacterias que viajan de unas personas a otras por medio de acciones tan cotidianas como:

  • Besar
  • Beber del mismo vaso o botella
  • Compartir cubiertos
  • Soplar
  • Estornudar
  • Hablar muy cerca de la cara del otro.

Por eso, es importante conocer y evitar algunos de estos hábitos perjudiciales para una correcta salud bucodental, evitando así las bacterias nocivas y los contagios.

En las siguientes líneas vamos a hablarte de la “famosa” enfermedad del beso y del resto de patologías que se contagian a través de la boca.

¿Qué es la enfermedad del beso o mononucleosis?

La mononucleosis infecciosa o enfermedad del beso es una patología viral infecciosa. Está causada por un tipo de virus del herpes que se transmite a través de la saliva, usualmente a través de los besos; de ahí su nombre.

En la mayoría de las ocasiones se manifiesta como una enfermedad bastante leve cuyos síntomas más característicos son debilidad y cansancio. Esto porque el virus afecta a nuestros linfocitos debilitando así al sistema inmune.

En los niños, la enfermedad del beso se suele manifestar con síntomas muy parecidos a los de una simple gripe y su recuperación es más rápida. En el caso de adolescentes o adultos jóvenes, los síntomas suelen ser fiebre, fatiga y dolor de garganta.

El diagnóstico de la mononucleosis suele producirse por el análisis de los síntomas, tras lo que se confirmará después de realizar al paciente varias pruebas clínicas.

Aunque la enfermedad del beso no suele tener consecuencias fatales, en contadas ocasiones el virus consigue permanecer en la sangre, por lo que afectará al paciente el resto de su vida.

 

Tratamiento para la enfermedad del beso

El objetivo del tratamiento para la enfermedad del beso es únicamente aliviar los síntomas, y el médico, además de recetarnos algunos medicamentos para ello, prescribirá al paciente reposo, hidratación abundante y gárgaras con agua salada para paliar la irritación de la garganta.

El virus puede permanecer en el organismo entre dos y cuatro semanas, aunque en algunos casos la sensación de cansancio durará aún varios meses.

Otras enfermedades que se contagian a través de la boca

Ahora que conocemos qué es la enfermedad del beso, cómo se contagia y el tratamiento a seguir, vamos a enumerar algunas de las enfermedades que también se transmiten por vía oral:

 

  • Catarros o resfriados: cuando el virus que ha provocado el catarro o resfriado viaja de la garganta a la boca, éste puede viajar a través de nuestra saliva hasta alguien y contagiarle.
  • Caries: sí, las temidas caries, un enemigo silencioso, pueden contagiarse a través de la saliva, ya que no son otra cosa que bacterias que se han acumulado en las piezas dentales dañándolas, y por tanto son susceptibles de viajar a través de nuestra saliva e introducirse en la boca del otro.
  • El herpes labial: el herpes labial forma ampoyas en los labios o la boca. Estas dolorosas ampoyas en ocasiones erupcionan pudiendo provocar el contagio al entrar en contacto con la boca de un tercero.

 

Es importante aclarar que la varicela es un virus de la familia de los herpes y que, sobre todo en los adultos puede ser grave y desencadenar complicaciones si no se trata a tiempo. De ahí que se extremen las precauciones para evitar contagios.

 

  • Hepatitis B: esta grave enfermedad se contagia a través de la saliva y de la sangre y las mucosas. Es decir, si existen heridas sangrantes en la boca del paciente. Cuando alguna de ellas entra en contacto con otra persona sana se produce el contagio. Se trata de una patología muy contagiosa, por lo que es absolutamente necesario extremar las precauciones y mantener a ralla la cartilla de vacunación.
  • Meningitis bacteriana: llamamos meningitis a las enfermedades que producen la inflamación de las meninges, las membranas que protegen y rodean el cerebro y la médula espinal. Como sabemos son enfermedades muy graves que pueden traer consigo múltiples efectos secundarios e incluso la muerte. Se contagia a través de la saliva o por contacto directo, y numerosos estudios han determinado que los besos profundos son un gran riesgo.
Aún sin comentarios

Comentarios cerrados