Hábitos perjudiciales para una correcta salud bucodental

Aunque tengamos bien adquiridas las pautas de higiene bucodental, hay una larga lista de costumbres inconscientes y hábitos perjudiciales para una correcta salud dental.

1. Morderse las uñas: este hábito, tan frecuente en personas nerviosas, aumenta la cantidad de bacterias de la boca, afecta a la capacidad de la mandíbula y produce un importante desgaste dental.

2. Fumar, tomar café y té: la nicotina, la teína y la cafeína amarillean, manchan y dañan seriamente el esmalte dental. El consumo de estas sustancias es mucho más frecuente de lo que debería.

3. Beber bebidas carbonatadas: los refrescos contienen gran cantidad de azúcares y ácidos, altamente perjudiciales para nuestra salud bucodental. Un consumo abusivo puede dañar el esmalte, aumentando el riesgo de sufrir caries y sensibilidad dental.

4. Abrir cosas con los dientes: muchas veces, por comodidad o por no tener a mano otra cosa,optamos por usar nuestros dientes para abrir cualquier tipo de envase. Con esta práctica aumentamos la posibilidad de sufrir desplazamientos, fracturas o desgaste de las piezas dentales.

5. Cepillar los dientes con movimientos horizontales: la técnica y dirección adecuadas para llevar a cabo una correcta limpieza bucodental consiste en movimientos circulares en sentido vertical. Hacerlo de otra forma puede resultar muy perjudicial.

6. Amortizar demasiado el cepillo: tanto en el caso de los tradicionales como de los eléctricos, su duración es de tres meses. Una vez pasado este tiempo, hay que comprar otro cepillo u otro cabezal. Los motivos son: la pérdida de eficiencia y la creación de depósitos de bacterias.

7. Cepillarse los dientes justo después de comer: desde pequeños nos acostumbraron a lavarnos los dientes justo al terminar de comer. Pero ese hábito no es tan beneficioso. ¿Por qué? Porque al comer o beber, el PH de la boca disminuye y aumenta el nivel de acidez, por lo que si nos cepillamos inmediatamente potenciamos el efecto negativo del ácido de nuestros dientes. En cambio, si lo hacemos 20-30 minutos después de comer, habremos dado el tiempo suficiente a nuestra saliva para que reduzca la acidez.

8. La dermatofagia: es el hábito inconsciente de mordernos la parte interna de la mandíbula. Puede provocar heridas, llagas o incluso serias infecciones bucodentales.

Aún sin comentarios

Comentarios cerrados