El verdadero origen de los empastes de composite

Los empastes se han convertido en una de las principales causas por las que acudir al dentista. El empaste es un término muy común en odontología, de hecho suele ser una de las primeras experiencias con un tratamiento dental pero también uno de los grandes temidos por los pacientes.

EMPASTES COMPOSITE

¿Pero cuál es el verdadero origen de los empastes de composite?. ¿Cómo eran los primeros empastes y cómo han evolucionado?.

Los empastes no son algo tan nuevo como pensamos, algunos investigadores han encontrado rellenos artificiales en dentaduras de más de 6.000 años de antigüedad.

El primer empaste fue descubierto en una cueva cerca de Trieste en Italia, el empaste estaba hecho de cera de abeja y pertenecía a un hombre de entre 24 y 30 años de edad, aunque probablemente se le rellenó después de su muerte.

Este arcaico empaste de cera de abeja podría ser el antecedente de los actuales empastes de composite hechos con resinas.

Pero el conjunto de empastes más antiguo conocido se remonta incluso más atrás, ya que algunos investigadores descubrieron en Pakistán, molares empastados de aproximadamente 8.000 años de antigüedad.

Estos datos no solo nos desvelan el origen de los empastes, además nos cuenta que ya nuestros primeros antepasados civilizados, cuidaban su salud dental, usando amalgamas de relleno en dientes dañados.

Los primeros empastes de la odontología moderna de principios del siglo XIX, estaban hechos de metal.

Se utilizaban para el relleno metales como el oro, el estaño, el mercurio o la plata fundidos.

A finales del siglo XIX, se introdujeron en los países más desarrollados amalgamas dentales, un tipo de relleno consistente en una mezcla de estaño, plata, mercurio y cobre.

Después de comenzar a usar empastes con esta amalgama, surgió una polémica debido al uso de mercurio en los empastes, ya que dicho metal era perjudicial para la salud del paciente, pudiendo causar problemas como cáncer o esclerosis múltiple.

En la actualidad los empastes se fabrican en varios materiales diferentes, como oro, porcelana o amalgama de plata, pero la verdadera innovación ha sido la del uso de rellenos de resina compuesta o composite.

Una de las principales ventajas de los empastes de composite, es su forma de unión a la estructura dental, mediante la utilización de sistemas adhesivos, los cuales permiten lograr un sellado hermético entre la resina y el diente favoreciendo la longevidad de una restauración dental.

Las resinas compuestas han evolucionado considerablemente y el composite moderno demuestra una mayor durabilidad, mejores características de manejo, menos contracción, pulido mejorado, mayor fuerza de adhesión y resultados altamente estéticos.

Definitivamente  los empastes de composite, son una eficaz opción estética para cualquier diente dañado.

Aún sin comentarios

Comentarios cerrados