Anodoncia, la ausencia de uno o varios dientes

En odontología, la anodoncia es una enfermedad congénita rara que se caracteriza por la ausencia de un número de dientes, la solución a este problema está en la implantología.

anodoncia

Existen dos tipos de anodoncia, la total y la parcial. La primera es menos común, ya que a quien la sufre le faltan todos los dientes de forma genética, y la enfermedad puede afectar tanto a la dentición temporal como a la permanente.

La anodoncia es una alteración bastante rara, pero, cuando ocurre, suele asociarse a un trastorno generalizado, como por ejemplo la displasia ectodérmica hereditaria.

Esta displasia engloba más de 200 enfermedades genéticas diferentes que tienen en común el desgaste de algunos derivados ectodérmicos tales como el cabello, las uñas, los dientes o las glándulas sudoríparas.

Pero no todo el problema está en los genes, también existe la anodoncia inducida o falsa, como resultado de la extracción de todos los dientes por diferentes causas externas.

La anodoncia parcial, también llamada hipodoncia u oligodoncia, afecta a uno o más dientes y es un trastorno bastante frecuente.

Aunque cualquier diente puede estar ausente congénitamente, algunos tienen más predisposición que otros a sufrir esta anomalía.

La anodoncia de dientes temporales es rara, pero cuando se presenta suele ser de los incisivos laterales maxilares.

Existen algunos estudios que sugieren una estrecha relación entre los dientes temporales y sus sucesores permanentes, sugiriendo que en ocasiones existe un factor genético.

A veces puede observarse en niños a quienes les faltan dientes de uno o ambos cuadrantes del mismo lado, debido a que recibieron radiaciones en la cara a edad muy temprana.

Además, los rayos X pueden detener el desarrollo de los dientes ya formados y parcialmente calcificados.

La implantología como solución

Como solución a la anodoncia, bien sea total o parcial, en odontología está la implantología, ya que mediante esta podemos realizar la sustitución de un único diente, de varias piezas, o incluso de toda la dentadura.

Cada pieza dental tiene una función diferente en la masticación de los alimentos, por lo que si falta alguna pieza este proceso no se realiza correctamente y el alimento pasa al estómago en condiciones que no son las idóneas para una digestión correcta.

Además está la función estética. El aspecto facial puede variar en función de la posición de los dientes, de su color o su tamaño, alterando el tono muscular del rostro y provocando la aparición de arrugas que dan un aspecto de envejecimiento prematuro a la persona.

En nuestras clínicas tenemos varias soluciones en implantología, desde soluciones clásicas hasta la última tecnología en implantes, sin técnicas quirúrgicas invasivas. ¿Quieres saber más?.

Aún sin comentarios

Comentarios cerrados